Llega la Top League a Japón

En el mes de enero se iniciado la Liga Japonesa (llevan una jornada), un torneo que crece, suma grandes estrellas del Hemisferio Sur y, este año, adopta nuevo formato y denominación.

El crecimiento exponencial que está teniendo esta competición tiene unos factores definitivos:

·        La llegada de figuras internacionales tuvo el efecto deseado; sirvió para difundir y elevar el nivel del rugby local.

·        Los jugadores que llegan ya no son solo veteranos buscando cerrar sus carreras con un jugoso contrato, sino que también se suman estrellas en la plenitud de sus campañas.

Y ahora la dirigencia del rugby japonés está decidida a profundizar el proyecto. Son varios los argumentos que sustentan la expectativa por el torneo que se inicia mañana porque los cambios que presentará son de forma pero también de fondo. En lo formal lo primero que salta a la vista es el cambio de nombre de la liga; la antigua Top League pasará a llamarse Japan Rugby League One. El formato del torneo también será distinto:

Primera división de 12 equipos divididos en dos conferencias de 6, que jugarán entre sí partidos de ida y vuelta. Además jugarán una vez contra los seis equipos de la otra conferencia, llegando a los 16 partidos en la fase regular. Los cuatro primeros jugarán play offs.

Pero lo importante de la nueva Liga son las transformaciones de fondo que implican la profesionalización total del torneo. En la Top League que se juega desde 2003 los equipos pertenecían a empresas y, en la mayoría de los casos, sus jugadores japoneses eran empleados de esas empresas. Solo un número menor de los japoneses que jugaban la liga eran completamente profesionales. De esta manera convivían las figuras superprofesionales extranjeras, unos pocos japoneses profesionales (con salarios significativamente menores a los extranjeros) y muchos japoneses empleados de las distintas empresas dueñas de los equipos. A partir de ahora todos los jugadores de la liga serán profesionales de tiempo completo.

Además las autoridades del rugby japonés han puesto énfasis en que los modelos de negocio deben alinear los equipos a las regiones para darles una sólida identidad y deben invertir en el desarrollo de talentos a través de academias; una demostración de que los japoneses tienen el dinero, pero además saben usarlo para desarrollar su rugby con una propuesta superadora que no se limite a la cáscara marketinera. En ese sentido se manifestó Shigetaka Mori, Director Representante de Japan Rugby Top League:  “La Japan Rugby League One llevará el rugby de primer nivel a los estadios de todo el país y ofrecerá instalaciones de entrenamiento profesional y oportunidades de academias para nuestros mejores jugadores. Los estadios que alberguen partidos estarán llenos de aficionados locales y visitantes, y después de los juegos, los jugadores y los aficionados  interactuarán compartiendo el espíritu de pasión, unidad, disciplina y dignidad del rugby“. Una verdadera declaración de principios que mezcla el negocio con la tradición del rugby.

Claro que todo este proyecto es traccionado por la locomotora de las grandes figuras del rugby internacional que participan de la liga. Desde hace tiempo prestigiosos jugadores llenan de brillo las canchas japonesas, pero este año la jerarquía y el peso específico de los nombres impacta más que nunca; Pieter-Steph du Toit, el mejor jugador del último mundial, llega a sus 29 años al Toyota Verblitz, Damian McKenzie, el jugón apertura-zaguero neozelandés, firmó con Tokio Sungoliath para reemplazar a Beauden Barrett, Patrick Tuipulotu, capitán del Blues campeón del TransTasman 2021, se suma al Toyota Verblitz, y siguen los nombres, algunos nuevos y otros ya experimentados en el rugby japonés: Malcolm Marx (Kubota Spears Funabashi Tokyo Bay), Franco Mostert (Honda Heat), Kwagga Smith (Shizuoka Blue Revs), Matt Todd (Toshiba Brave Lupus Tokyo), Will Genia (Hanazono Kintetsu Liners ), Quade Cooper (Hanazono Kintetsu Liners ), Elton Jantjies (NTT Docomo Red Hurricanes Osaka), Aaron Cruden (Kobelco Kobe Steelers), Marika Koroibete (Saitama Wild Knights), Samu Kerevi (Tokyo Sungoliath), Jesse Kriel (Yokohama Canon Eagles ), Israel Folau (Shining Arcs Tokyo-Bay Urayasu), Willie le Roux (Toyota Verblitz). La lista no es taxativa pero muestra los grandes nombres que le darán un atractivo especial a la Japan Rugby League One que arranca este viernes.

Los extranjeros que llegan a la Top League están matando al rugby japonés -  CORDOBAXV

El próximo mundial de Francia está a la vuelta de la esquina y Japón lo sabe. La probada capacidad organizativa de los japoneses presagia que se cumplirá el objetivo de que la Liga se convierta en un instrumento de progreso para el desarrollo de su rugby, que ya tuvo un gran impulso con la realización de la Copa de 2019. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: