Final de la Challenge Cup

Llegamos al final de la Challenge Cup, segunda competición europea de clubes. Donde han jugado equipos irlandeses, galeses, escoceses, italianos, franceses, ingleses y rusos. Por simplificar un poco han jugado los que han quedado a partir del octavo puesto en su liga. Habiendo equipos que se han dedicado más a su liga patria y otros que si han visto esta competición como una tabla de salvación a su temporada. En el caso de nuestros dos protagonistas así ha sido ya que su temporada regular ha sido nefasta, estando muy lejos de los puestos de semifinales que por presupuesto e historia se les presupone.

Acabar la temporada levantando un título tan importante salvaría el año a ambos conjuntos. Tanto los franceses de Montpellier como los Leicester Tigers ingleses han reservado a sus mejores jugadores la última jornada de liga para evitar lesiones y así llegar frescos a su partido del año.

El partido se espera abierto, con mucho poder ofensivo de ambos conjuntos tanto en delantera como en los tres cuartos. Pero claro…es una final. Así que al final la precisión de sus pateadores será fundamental para el devenir del partido.

Parece que la influencia sudafricana es clara en ambos equipos con muchos Springboks en ambos conjuntos. Pero la pléyade de internacionales ingleses y franceses es larga en los dos equipos.

Montpellier llega con el equipo al completo y el refuerzo en el banquillo de Handre Pollard (apertura titular de Sudáfrica con una lesión de larga duración). Su tres cuartos mezcla internacionales franceses (Rattez, Bouthier, Vincent) con consagrados boks (Goosen y Serfontein) y la bisagra estará formada por Paillague y el inglés Lozowski. En el banquillo velocidad con el medio Melé Reinach y el ya mencionado Pollard. En delantera los consolidados internacionales franceses Guirado, Haouas, Willemse y Ouedrago.

Los Tigers llegan con varios años de inestabilidad y cambios de entrenador, parece que ahora Borthwick está sentando las bases de lo que quiere para el futuro y solo pueden ir a mejor. Varios argentinos como Lavanini y Moroni les dan ese plus de competitividad tan necesario. En delantera tienen a veteranos como Tom Youngs o Dan Cole con suficiente empaque en partidos importantes y que con el apoyo de su segunda y tercera línea con potentes delanteros sudafricanos debería permitirles apretar en las fases estáticas a los franceses. En su línea de tres cuartos basan su juego en la creatividad que pueda aportarles el gran George Ford, apertura titular de Inglaterra y del que dependerá mucho el éxito. La revancha que buscará el ala Nadolo antes su exequipo y su potencia en las distancias cortas que exhibe con sus 125 kg también será clave. La entrada desde el banquillo de su medio Melé Ben Youngs también se antoja fundamental para cambiar el ritmo del partido.

En resumen, partido de poder a poder donde el resultado final se decidirá por pequeños detalles. Esperemos que no defrauden y podamos disfrutar de un grandísimo partido ya que mimbres para ello hay de sobra.

Un saludo a todos nuestros queridos lectores de Rugby en Madrid y que la espera para el nuevo año de competiciones europeas sea breve. Como aperitivo de la final de la Champions Cup brindemos por un buen partido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: